Banner del proyecto de censos

Apellidos canónicos y variantes de apellidos

Un tema relativamente frecuente entre los genealogistas y los estudiosos de la antronimia (o sistema de apellidos) es la consideración de la llamada “forma canónica” de un apellido.

En esencia, se trata de determinar cuál es la forma correcta de escribir cada apellido, y de determinar las posibles variantes del mismo, que se considerarían variantes o formas no canónicas del mismo.

La trascendencia del tema se hace evidente si tenemos en cuenta que, en ocasiones, la alteración del apellido es tal que se hace incluso difícil contrastar cuál es el apellido originario, salvo que se encuentre el eslabón mismo en que el cambio se ha producido.

La tendencia actual es considerar correcta, normalmente, aquella forma escrita que más se asemeje a la actual del topónimo o palabra de la que deriva, si bien se suelen admitir muchas variantes como apellidos diferenciados, en especial si se trata de una variante consolidada y lo suficientemente extendida.

Sin embargo, deberíamos aprender a considerar que en realidad todos los apellidos están bien escritos, ya que normalmente las variantes del mismo no son sino un reflejo de las vicisitudes históricas por las que ha pasado dicho apellido, bien sea una traducción desde otro idioma, una variante ortográfica, una fonética o una aglutinación de palabras (lo que suele ser frecuente con la partícula de que antecede a muchos apellidos aragoneses). Así, es tan correcto escribir Ximénez como Jiménez como Jiménez, aunque la forma canónica debería ser Jiménez, ya que es la letra “j” la que sustituyó a la letra “x” adoptando el sonido de ésta, aunque ha quedado hoy en día fosilizado en el mismo nombre del país hermano de México, que se pronuncia correctamente como Méjico).

Otro tema es que, a la hora de investigar, tengamos presente que dichas variaciones pueden haberse producido en la rama que investigamos, pero que encontraremos muchísimas otras ramas en las que no se ha producido o se han producido variantes distintas, con lo que no debe asustarnos en absoluto una posible variación.

<< Anterior Índice Siguiente>>

8 Responses to “Apellidos canónicos y variantes de apellidos”
  1. FRANCISCO RODRIGUEZ says:

    HOLA HECTOR YO SOY QUINTILLA DONDE VIVES TU YO EN
    COLOMBIA

  2. Marcela says:

    Quisiera saber por que hay apellidos que adoptaron formas idénticas en lugares distantes del mundo sin conección aparente de ramas entre si.
    Ejemplo: el apellido Mesa (con ‘s’) es más o menos comun en el sur de España. Con las emigraciones del siglo XVI, este apellido se difundió largamente en América Latina y de forma más rara en el norte de Europa, muy probablemente sin haber lazos entre estas ramas, adoptando la variante Meza (con ‘z’). Cómo pudo haber adoptado la misma forma en lugares tan distantes?

  3. jose andrade says:

    Deseo saber cual es el origen del apellido sanclemente. Y su escudo de armas.

    Gracias

    Jose andrade Sanclemente

  4. Aldo says:

    Hola quisiera saber de donde proviene el apellido Valoix….gracias…

  5. freakytown says:

    Quiero saber de donde viene el apellido Tosao

  6. hector says:

    alguien sabe de donde viene el apellido Quintilla

  7. luis says:

    quiero saber de donde viene el apellido sau

  8. antonio says:

    Quisiera saber de donde viene el apellido CABALLÚ. Gracias

  9.  
Leave a Reply


AragónGen, 2015